‘¡Y la culpa no era mía!’, tenía 7 años, vestía uniforme y me agredieron sexualmente

Usando las redes sociales, hicieron analogía de las historias de violencia de género sufridas por varias mujeres con el canto de Las Tesis.

Las formas es algo que les preocupa a muchos. Las pintas a los monumentos y sitios históricos son -en apariencia y para otros más- más importantes que las historias que a causa de la violencia de género se cuentan diariamente en nuestro país y alrededor del mundo. Ahora, un canto compuesto por el colectivo chileno ‘Las Tesis’ para visibilizar la problemática de las agresiones sexuales y el sistema judicial débil en su país en este sentido, ha sido adoptado a nivel mundial por muchas mujeres que ya lo toman como un himno, incluidas las mexicanas.

Fue con este canto que a través de las redes sociales, diversas mujeres se vieron impulsadas para hacer la analogía de la canción y así contar a todos sus historias de agresiones sexuales como si se tratara de microcuentos. Lo que se lee, es de verdad, impresionante. No hay una sola mujer en el planeta que no haya vivido al menos una vez en su vida, violencia de género.

Fue en Twitter en donde cientos de mujeres revelaron las historias de violencia de género, tomando como referencia la canción compuesta por Sibila Sotomayor, Daffne Valdés, Paula Cometa Stange y Lea Cáceres, integrantes de ‘Las Tesis’. Con el coro más poderoso de la canción “¡Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía!”, así fue como narraron sus escenas de violencia de género.

“Y la culpa no era mía -tenía 7 años-; ni dónde estaba -camino a la escuela, a buscar a mi hermano de 5, seguida por un hombre de 20-; ni cómo vestía -vestida de escolar-. Tardé 15 años en entender y sanar”, relató una usuaria. “Y la culpa no era mía -tenía 16 años-; ni dónde estaba -en la casa de mi mamá y mi padrastro-; ni cómo vestía -en pijama-. Mi mamá prefirió quedarse callada”, posteó otra víctima.

“Y la culpa no era mía -16 años-; ni dónde estaba -casa de mi abuela-; ni cómo vestía -shorts con playera y debajo traje de baño-. En la familia también existen monstruos”, confesó otra chica. “Y la culpa no era mía -tenía 18 años-; ni dónde estaba -mi ex me llevó a la fuerza a un motel-; ni cómo vestía -manga larga y pantalón-. El violador eres tú. Los jueces. En mi caso, el juez Jorge Basilio, de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, dejó libre a mi violador”, contó una mexicana.

‘A todos les dije que había tocado mis piernas, pero tocó mis partes íntimas’

Las historias que se han contado teniendo como

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *